¿Qué No Puede Hacer Un Cerrajero?

Los cerrajeros profesionales siempre están gustosos de prestar sus servicios a la comunidad para la que trabajan, entre ello esta: servicios rápidos, resultados efectivos, búsquedas de soluciones modernas de cerrajería, disponibilidad inmediata de servicio, apoyo telefónico según sea el caso, instrumentos y herramientas innovadoras, atención personalizada, entre otras características.

Sin embargo, hay servicios en los que los cerrajeros en Alella no pueden meter sus manos porque estarían en problemas con las autoridades y de las cuales hay que evitar realizar, porque al notarse una irregularidad todo el gremio de profesionales de cerrajería se ve perjudicado.

Cualquier ciudadano se puede ver afectado, cuando debe debatir una decisión legal y una moral, pero allí esta la diferencia en aquellos que hacen trabajos piratas y los que realmente son profesionales. Un buen cerrajero debe estar seguro que trabaja para los dueños de una propiedad. Ser claro y preciso en el alcance de sus servicios y ajustarse a las regulaciones de sus profesión para ajustar precios y tarifas.

Abrir una puerta sin una orden judicial

El servicio de apertura de puertas, de manera urgente, siempre ha traído muchas polémica, entre la sociedad. Por colaborar a salir de la urgencia, se ha caído en el error de trabajar con quienes no son dueños de la propiedad y luego llegan las demandas por desacato a la autoridad o penetración ilegal a un bien.

Prestar un servicio de apertura de cerraduras, como simples accidentes de roturas, o perdidas de llaves, o se han quedado dentro es muy fácil de detectar por un cerrajero experimentado. Pero cuando prevalece un ambiente hostil con señales poco comunes como propiedades solas, personas sospechosas, horas no usuales y con cerrajería de alta seguridad, es un motivo para cuestionar la aplicación del servicio.

Sacar copias de llaves sin autorización

Los ladrones se han aprovechado de los buenos servicios de cerrajeros, dispuestos ha ofrecer servicios rápidos y efectivos a sus clientes. Personas inescrupulosas se han hecho pasar por dueños para solicitar copias que han sido usadas en robos que no dejan ni huellas.

De allí la propuesta del usos de cerraduras, que disponen de tarjetas de registro, para que al momento de necesitar una nueva llave, el cerrajero tenga la certeza de que pertenece al mismo dueño y no a cualquier delincuente o intruso. Las cerraduras modernas en su mayoría disponen de tarjetas de registro, para evitar este método de robo.

Ejercer la profesión si no tiene licencia para ello

El factor económico en los servicios de cerrajería, ha hecho que las personas prefieran contratar a cualquiera para sus trabajos, sin percatarse de que no hay garantía de los trabajos, de que mete en su propiedad a personas que no están reguladas por las autoridades para un seguimiento de su trabajo.

El trabajo directo con un especialista en cerrajería, se nota en los resultados, en el propio proceso del servicio y en los productos que ofrece para las soluciones de seguridad, aunque estos sean un poco mas costosos, pero siempre en la mejoría de sus barreras de protección contra vándalos y delincuentes.