Métodos de robos a museos

Más que hablar de los sistemas antirrobo que deben implementarse en un museo, lo principal que se debe hacer es analizar los métodos de robo empleados, para poder crear las herramientas y las estrategias más efectivas para evitar el ataque.

Muchas personas u organizaciones cometen el error de implementar sistemas de seguridad sin analizar realmente su vulnerabilidad, en todo el sistema de acceso del establecimiento, quizás modelando otros museos, que aunque sean similares tienen otras necesidades distintas de protección.

La cerrajería de un museo, no puede ser catalogada como bajo nivel, sino que debe competir con los dispositivos de alta seguridad que se imponen en otros establecimientos quizás de vivienda o comerciales. En un museo el peligro de robo está dentro, mas no en el exterior, es justo en este punto interno donde los cerrajeros deben evaluar las posibles soluciones.

Robos de obras de artes insignes del mundo

Entre los casos más conocidos, prevalecen situaciones como por ejemplo, donde los ladrones usaron escaleras para llegar hasta el techo para colarse al interior de un museo y colgarse para tomar las obras de arte.

En este museo, tenían guardias de vigilancias y seguridad externa de primera líneas, pero valiéndose del error humano, pudieron penetrar y llevarse las obras al menor descuido. Se han conocido robos desde hace más de 30 años, y han venido aumentando lamentablemente.

Uno de los insignes robos de arte, caso Gardner donde se desaparecieron 13 obras de arte, que se sirvieron en bandeja de plata, a mi juicio, ya que el establecimiento no poseía un sistema de cierre moderado para evitar la intrusión a pesar el gran valor de las obras.

Contar con los servicios de cerrajeros urgentes Guinardó profesionales, hubiesen marcado la diferencia para que no solo este caso se hubiese evitado sino muchos de la historia como el robo de las obras de El Grito, que también fue un robo sencillo, por la escasez de vigilancia en las instalaciones.

Por lo que ha justificado la aplicación de elementos electrónicos, que funcionen como sensores que sustituyan el ojo humano y realmente establezcan una medida de seguridad efectiva.

Cómplices con el personal del museo

Los robos que se ejecutan en los museos, generalmente son realizados en complicidad con el personal responsable de las obras de arte. Es como si al robar una vivienda, el ladrón estaría en acuerdo con el cerrajero para atacar.

Este tipo de ladrón, necesita información muy detallada de lo sucede dentro del museo: cantidad de personal, sistema de seguridad, horarios de relevo y descanso, ubicación de puertas y ventanas para poder actuar con un tiempo muy reducido y en el mínimo movimiento.

La naturalidad del robo

Hay que tener en cuenta que cuando un ladrón extrae algo de un área mientras hay otras personas observando las obras exhibidas, lo va a realizar con la mayor naturalidad posible, que los observadores lo confundirán con un trabajador más del museo, solo la perspicacia del personal podrá combatir el intrusismo de manera efectiva ayudándose de la tecnología.