Hacer Lockpicking

Parece mentira pero la cerrajería aparte de ser un oficio es también un deporte, y hasta es comparado con un arte. Las actividades de apertura de cilindros que realizan algunas personas, no con fines de seguridad sino con la intención de entretenimientos han expandido hacía varias zonas del país.

Un grupo de persona se congrega cada año para demostrar quién es el mayor habilidoso con las herramientas de los cerrajeros, donde la reina del evento es la ganzúa. El Lockpicking es el nombre con que se conocen estas prácticas de ganzuado a nivel competitivo.

Quizás para algunas personas parezca una diversión, pero la práctica de estas técnicas de apertura de cilindro de cerraduras ha generado que los delincuentes consigan una mayor habilidad para vulnerar las viviendas de muchas familias.

No solo la incidencia de robos y hurtos en establecimientos con sistemas de cierre más antiguos, sino el desprestigio en el que han visto envuelto los fabricantes de cerrajería que han quedado al desudo luego de que se revelase el punto débil de sus mecanismo en público a nivel mundial.

El arte de usar la ganzúa

Al verlo como una arte, sus pinceles serian cada una de las ganzúas que integran los juegos de herramientas, que poseen puntos especiales para cumplir un objetivo en la liberación del bloqueo.

Los cerrajeros disponen de herramientas que minimizan el trabajo que era muy pesado en otras épocas, donde los que ejercían el oficio debían improvisar para conseguir terminado el trabajo.

Ahora cualquier instrumento y herramientas para cerrajeros están disponibles en tiendas físicas o virtuales sin ningún tipo de restricción, situación que hace solo algunos años se han comenzado a restringir para controlar las prácticas ilegales de cerrajeros piratas.

Aunque parezca algo sencilla, conocer el cada mecanismo, aplicar la técnica adecuada y seleccionar la herramienta idónea para abrir una cerradura sin causarle ningún daño, es todo un reto y es un don de pocos.

Una habilidad hecha deporte

Aunque estas prácticas representen una vulnerabilidad directa para el oficio del cerrajero y para la seguridad física de los establecimientos con cierres de baja seguridad, se puede rescatar el aspecto más positivo de esta congregación de cerrajeros aficionados, ya que los fabricantes de piezas de seguridad pueden encontrar en este evento una oportunidad para la investigación de las mayores debilidades como base para la creación de cerrajería mucho más resistentes.

Lo atractivo de la práctica del Lockpicking es medir el tiempo para conseguir la herramienta adecuada, lograra la técnica perfecta en un tipo de cilindro impuesto sin el menos daño posible. Es un evento que permite la venta y exposición de herramientas, dispositivos de seguridad que desean darse a conocer y evaluara su funcionabilidad.

Una para cada cosa

Existen varios tipos de ganzúas y cada ganzúa no está diseñada por capricho, están pensadas para ser una extensión de las habilidades de los cerrajeros frente a los cilindros, sencillos, complejos y de seguridad. Lamentablemente aún no existe la cerradura que sea considerada como infalible, aunque de ser creada estaríamos frente un nuevo temor para la sociedad.