Delitos más comunes en supermercados

Los supermercados son estructuras físicas muy complejas, ya que la seguridad depende de varios factores que interrelacionados pueden alcanzar un nivel razonable de impedimento de daño, por intrusos y de delincuentes.

En los supermercados la seguridad física no solo depende de la contratación de servicios de cerrajería profesionales, sino de un conjunto de elementos de seguridad que conspiran para evitar los diferentes ataques, algunos que definitivamente no pueden ser evitados.

Todo aquel que visita un supermercado periódicamente debe estar al tanto de los riesgos que se cometen dentro de las instalaciones para protegerse. Así como por parte de los dueños para seguir el fortalecimiento de sus bienes.

Asalto a mano armada

Un supermercado es un negocio que invita a que las personas lo visiten en volumen. Por lo que los cerrajeros estarían aportando al establecimiento no una cerradura de alta seguridad, sino sistemas de vigilancia y monitoreo que capten el hecho de violencia para que el personal pueda dar parte a la policía de manera discreta.

No hay cerrajería que impida el paso de unos atracadores si su objetivo está definido. Ni el personal de vigilancia del supermercado podría evitarlo si lo tomase por sorpresa. En estos casos siempre la recomendación es a permanecer en calma, sin oponer resistencia para que termine lo mejor posible.

Filtración de mercancías

Existe tecnología que puede impedir que la mercancía sea sacada del establecimiento en bolsos o de manera camuflajeada por los mismos clientes. Los cerrajeros profesionales de sarriá pueden sugerir el usos de etiquetas RFID para evitar que la mercancía salga sin ser facturada o al menos influye como elemento disuasorio.

Daño y consumo de mercancías

Otro de los delitos que es muy difícil de controlar en los supermercados, es el daño a la mercancía o el consumo de la misma. A menos que se posea un personal muy entregado a los bienes de la empresa que señale conductas de abuso hacia la propiedad ajena.

Aunque no la estaría sacando la mercancía del establecimiento, se está cometiendo un delito igualmente de grave como el de robo o hurto. La instalación de un sistema de monitoreo sería lo más indicado para controlar tales problemas de seguridad.

Intrusión nocturna

En este tipo de inconvenientes de seguridad, si se caracteriza aún más la labor de los cerrajeros. Evitar que alguien penetre las barreras de seguridad mientras el local está cerrado, se puede lograr gracias a un sistema integral de dispositivos que cubran la extensión del local comercial.

Un supermercado posee muchas áreas vulnerables para la actuación de los delincuentes. Muchas escenas que ya han sido evaluadas y que poseen una solución factible. La contratación de profesionales para cubrir esas áreas es la mejor estrategia para los dueños de negocios.

Hurto y fraude

La fijación de medidas de seguridad y estrategias de acción ante posibles fraudes en la forma de pago debe ser una capacitación segura para el personal que labora dentro del supermercado.

Aunque en el control de seguridad también debe contemplarse el personal, que es muy frecuente que caiga en este tipo de delitos. Empleados contentos con la empresa es posible que no cometan robo ni fraudes.