Cómo cambiar la manilla de la puerta

Si la manilla de tu puerta esta deteriorada o no funciona bien y deseas cambiarla, esta es una excelente opción, tú puedes cambiarla fácilmente y así ahorrarte un dinero extra, esto solo te quitara unos pocos minutos.

Pasos para cambiar la manilla de la puerta

Lo principal que debes realizar es con un destornillador, quitar todos los tornillos o tirafondos que sujetan la manilla, cuando termines retira la manilla y los embellecedores de esta. Evitar que la puerta tenga rayones.

Luego se procede a retirar un tornillo largo y cuadrado el cual se encarga de unir las dos manillas de ambos lados de la puerta llamado vástago. Muchas veces este no es necesario retirarlo, si esta le sirve a la nueva manilla.

Muchas veces los embellecedores de la nueva manilla no presentan el mismo tamaño o dimensión de la anterior, si esta es mas pequeña debes limpiar los restos y conseguir que la parte visible se vea bien, esto se le llama igualar la puerta.

En caso de que tenga agujeros la puerta, es necesario tener a la mano masilla reparadora con dos masas, estas se mezclan y deben quedar homogénea, para posteriormente aplicar a la puerta.

Cuando hayas tapado los agujeros y la mezcla este seca, aplica pintura del mismo color de la puerta, déjala secar por unas horas y luego procede a instalar o colocar la nueva manilla.

Coloca el vástago de la nueva manilla, luego incorpora las nuevas manillas de ambos lados y colócale los tirafondos necesarios, por último, se instalan los embellecedores, para que los tornillos se vean.

Consejos para escoger una buena manilla

Antes de saber si la manilla quedo bien instalada, debes probar con la puerta abierta que el resbalón de la misma, se mueve de forma correcta al accionar la manilla de la puerta.

No compres manillas económicas que estén fabricadas con materiales de baja calidad, esto es para evitar que en poco tiempo tengas que cambiar la manilla de nuevo. Las manillas que son de baja calidad se dañan muy rápido y no dan un buen aspecto a la puerta.

Antes de cambiar la manilla es importante que compres embellecedores del mismo tamaño de los que tiene la puerta, para evitar tapar agujeros y pintar esta.

Si no deseas cambiar el aspecto estético de tu hogar, deberás cambiar todas las manillas de las puertas, por regla general, las puertas de una vivienda utilizan el mismo modelo de manilla.

Si vez que no puedes instalar una manilla nueva, entonces deberás contratar un cerrajero para que realice el trabajo por ti.

En el mercado existe una variedad de manillas y embellecedores, debes escoger la que mejor se adapta con la decoración de tu hogar, a tus gustos y que sean de material resistente para que puedas disfrutar de las manillas por mucho tiempo.

La mayoría de las puertas utilizan manillas de color bronce o dorado más que las de color plateado, lo importante es que tenga un buen funcionamiento y estén acordes al ambiente de tu hogar.