Cerraduras lince

Desde tiempos inmemoriales los humanos hemos desarrollado un saludable y muy profundo temor por ciertos animales, especialmente por aquellos que nos pueden matar en un parpadeo mientras gritamos indefensos. Gracias a ellos principalmente es que creamos las paredes y luego las puertas, pero como siempre, la historia está llena de ironías.

Pues resulta que cuando el tiempo avanzó y estos animales dejaron de ser el principal problema para la sociedad y nos preocupamos más por cosas como evitar que ese vecino que te mira raro entre a tu casa a tomar tus semillas y vegetales, pues desarrollamos las cerraduras y los sistemas de seguridad. Algunos vieron esto muy problemático y resolvieron ir por una vía más natural, decidieron aliarse con una de estas bestias que antes eran la fuente de las pesadillas y mediante algún amaestramiento y sobornos lograron plantarlas como guardianes de sus puertas, los mismos elementos creados para mantener este tipo de criaturas lejos.

Así pues es como los animales salvajes y peligrosos pasaron de llenar nuestros corazones de temor a simbolizar protección y demás cualidades positivas. Es por ello que tenemos hoy en día marcas nacionales como Lince, dedicados desde 1932 a las cerraduras y cilindros (disponibles en cerrajerias en el raval), aún operativos hoy por hoy y adaptados a las problemáticas que enfrentamos los usuarios en el mundo moderno.

Aque mola decir que te protege un Lince. Claro, tus compañeros quizás pensarán que hablas de un animal literal y te creerán un desquiciado a todas luces, ya quedará de tu parte si luego los corriges o no. Lo cierto es que en cerraduras, cilindros y candados si que puedes tener un Lince metafórico a tu servicio y sin entrar en problemas con las sociedades protectoras de animales.

Uno de los mecanismos de seguridad que provee Lince que más nos ha captado la atención es su candado de alta seguridad PLUS A-55 y A-65 que cumple con la norma EN4 y 5 de grado de seguridad. Está fabricado en acero cementado, ergonómico en el cuerpo y en el arco pues acero especial cementado incluyendo un tratamiento químico y tri-capa anticorrosión.

Su mecanismo de cierre es de dos bolas de acero y al no contar con muelles cuenta con una mayor duración de funcionamiento incluyendo su cilindro Eurperfil multipuntos de alta seguridad con dos protecciones en acero especial anti-taladro. Toda una bestia convertida en candado, que solo le falta comer carne para ser todo un animal.

Pero lo que más no ha gustado es su protección extra para el arco, que dificulta casi al nivel de imposibilitar el corte, extracción, apalancamiento y demás triquiñuelas a las que recurren los amigos de lo ajeno. Además, de que estéticamente viene en una combinación de negro y dorado que le da un aire distintivo que grita “ni lo intentes chaval”.

Ya sea resguardando tu cambio de ropa en el locker del gimnasio o algo en verdad valioso como reforzar la reja de casa durante un viaje, puedes estar relajado pues nada pasará este pequeño tanque de guerra con nombre animal sin usar la llave correspondiente.