Desde tiempos inmemoriales los humanos hemos desarrollado un saludable y muy profundo temor por ciertos animales, especialmente por aquellos que nos pueden matar en un parpadeo mientras gritamos indefensos. Gracias a ellos principalmente es que creamos las paredes y luego …